Los primeros medios informativos en Europa Occidental

Breve reseña histórica

Principales acciones de censura emprendidas contra la imprenta

Las Bulas papales

La Bulas papales fueron los instrumentos utilizados la iglesia para comunicar a sus fieles sus diferentes ordenes a favor de sus intereses ejemplo dar la legitimidad de un Rey, las bulas de la inquisición para perseguir a los no cristianos, bulas sobre falsos milagros y bulas sobre hechos sin importancia todas estas tenían en común favorecer el mandato de la iglesia.

 

La imprenta fue el despertar de las ciencias fue un instrumento que rápidamente desequilibraba el poder de al iglesia en la Edad Media por tal era de suponer que la iglesia interviniera en mantener la censura, confiscación de libros y el control de la imprenta.

Las Bulas papales, tenían el fin de controlar y erradicar la impresión de libros prohibidos por la iglesia.

Así pues, la Iglesia controlaba la lectura e interpretación de los textos sagrados. En 1546 se prohibió la impresión de libros religiosos anónimos, salvo que hubieran sido aprobados por la Iglesia, y publicó un índice de libros prohibidos. La impresión o publicación de un libro prohibido constituía herejía: predicar en contra de la Iglesia, y era castigable con la muerte. Todos los libros que se consideró que podían difundir las nuevas ideas religiosas o hacer a la gente cuestionarse las enseñanzas de la Iglesia fueron incluidos en el Índice.

Índice de libros prohibidos

Es una lista de aquellas publicaciones que la Iglesia católica catalogó como libros herejes para la fe; además establecía, en su primera parte, las normas de la Iglesia con respecto a la censura de los libros. El índice fue creado en 1559 por la Inquisición. El listado contenía nombres de autores cuyas obras estaban prohibidas en su totalidad, obras aisladas de otros autores o anónimas y también un detallado repertorio de los capítulos, páginas o líneas que debían ser cortados o tachados. Esta labor correspondía a los bibliotecarios, que debían ocuparse de ellas antes de dejar los libros en manos de los lectores. El índice fue una medida de control que tenia el único fin el de mantener el status que tenia la iglesia en ese entonces por tal era necesario el control de la imprenta por parte de la iglesia ya que asi se evitaba que los “libros prohibidos” lograran cambiar el pensamiento de los fieles.  El Index librorum prohibitorum et expurgatorum, o  “Índice de libros prohibidos”, también llamado Index expurgatorius, era la lista que las imprentas estaban prohibidas de imprimir. Este sistema mantuvo en “oscuridad” el conocimiento y el avance del pensamiento por muchos años.

La Real Pragmática

La Pragmática pro-mulgada por los Reyes Católicos en Toledo el día 8 de julio de 1502 constituye la primera disposición jurídica española sobre la imprenta y el libro impreso, estos dictámenes cuyo fin era el control de la impresión de libros y que decretaban que solo la iglesia eran los únicos en dar las permisos para la impresión de Libros. Además de que la iglesia era la única encargada de dictaminar si el libro ya impreso pudiera circular. Los reyes de esta manera otorgaron a la iglesia el poder necesario no solo de ejercer sus sanciones sino para ejercer un control sobre los fieles. Esta es la que puede considerarse como primera “ley” de imprenta, Los Reyes Católicos no entraron en el contenido de los libros ni se preocuparon por sus doctrinas. Su disposición, a lo único a que aspiraba era a favorecer el comercio. Y el poder de la iglesia

La Ley de Sangre

La ley de Sangre fue decretada por Felipe II  como una forma de prohibir el ingreso de libros no  regulados por la iglesia y por la realeza estos libros debían llevar una firma que garantizaba que habían sido catalogados como libros no prohibidos. Quienes incumplieran esta ley eran condenados a muerte. La ley de Sangre probo ser una de las primeras leyes anti-contrabando contra la imprenta una forma de inicio de la censura contra la importación de libros extranjeros antes de ingresar debían ser previamente revisados al igual  los libros ya ingresados debían ser, declarados ante la iglesia y el poder real bajo pena de muerte, embargo de bienes y destierro. Esta ley regulo por muchos años la importación de libros extranjeros
Anuncios